Desde el territorio peruano nos llega nueva música selecta de catálogo: Grita Lobos, un interesantísimo productor de música electrónica experimental, anticipa el primer adelanto de su cuarto álbum que será publicado a finales de septiembre. “Olivia”, como se titula este primer sencillo, revela que se tratará de un trabajo cargado de misticismo, desenfreno y oscuridad.

Pese a su mediana trayectoria en los circuitos under de la capital peruana, Grita Lobos ha destacado en la prensa musical a nivel regional desde la publicación de su primer álbum Grita lobos! (2012) con el que hizo un debut sorprendente. Luego presentó Katalaxia (2017) y Katalaxia Remixes (2021). Finalmente, a 10 años de su debut, presenta su cuarto álbum del que hasta ahora solo conocemos este primer track “Olivia”.

El sencillo está inspirado en Olivia Arévalo (1937 – 2018), quien fue activista, defensora de derechos culturales y ambientales, artesana, curandera y sabia de la etnia indígena Shipibo-Konibo en la selva peruana. Fue considerada ‘Menaya’, una mujer con el más alto rango y maestría dentro de su pueblo, capaz de realizar curaciones complejas como adicciones o enfermedades graves. Los íkaros (cantos sagrados) y las plantas medicinales eran sus principales herramientas de trabajo. Murió asesinada.

La voz de la canción es de Olinda Silvano, reconocida artista de la etnia Shipibo-Konibo.  Ella reside en la comunidad de Cantagallo, en las orillas del río Rímac, luego de que parte de su pueblo se asentara en Lima desde el año 2001 mientras buscaban mejores oportunidades laborales y educativas. Luego de un incendio que la destruyó completamente, en el 2015, el exalcalde Luis Castañeda, canceló su proyecto de reubicación y utilizó el dinero para construir un bypass inútil en otra zona de la ciudad. 

De igual modo, Olinda recuerda al pueblo de Cangallo en Ayacucho, lugar que pese a su dinamismo cultural está olvidado por las autoridades, sin agua ni desagüe. La canción suena como si Olinda Silvano cantara dirigiéndose a toda la población amazónica desde la cima de una montaña, todo esto perfectamente musicalizado en clave electronic body music, darkwave y ambient

Mira el videclip aquí: