tranki punki marea negra

Sábado 17 de abril, 21 hrs, en Club Paraguay + Show por Streaming

Una conversación con las protagonistas de la banda de punk de pibas que rompió todo tipo de fronteras, las Tranki Punki hablan de todo en la previa a la presentación de su último material discográfico, “Marea Negra”, este sábado 17 de abril, en Club Paraguay y también por streaming.

Marea Negra “es esa fuerza que va y que viene, que no se detiene, que tiene potencia arrolladora” dicen las Tranki Punki sobre este disco que se compone de diez canciones potentes y vibrantes que evidencian el estado de madurez que transita la banda y lo convierte en uno de los álbumes más esperados por esta “nueva escena del rock”. “Marea Negra es una concentración de una estética, de un contenido poético y de una identidad musical en la que, luego de un disco y de más de seis años como banda, nos hemos encontrado, tanto en lo artístico como en lo grupal“, asegura Sofía Dem, baterista de la banda.  

LA: Creen que el hecho de integrar violín y acordeón en una banda de punk / rock puede haber sido un elemento que las hizo sobresalir dentro y fuera de la escena del rock a nivel país?

TP: En parte sí. Sin dudas, incorporar esos dos instrumentos, que le dan una paleta tímbrica bien distinta a nuestro punk, ha hecho que la banda rompiera con ciertas fronteras. No sabemos muy bien cómo definirlo y por eso muchas veces decimos que hacemos “punk cordobés” porque el violín y el acordeón son timbres característicos del cuarteto. Hace tiempo incluimos también el Octapad para enriquecer algunas composiciones. Creemos que fuera de la tímbrica, el mismo peso está en los arreglos y en nuestras letras, dónde podemos decir que realmente aparece lo punk de la banda. También podemos mencionar que el hecho de que seamos una banda conformada enteramente por pibas todavía es algo que llama la atención, digamos. 

LA: ¿Creen que esta especie de “boom grl pwr” con la explosión de proyectos conformados íntegramente por pibas, el cupo femenino y mayor reconocimiento al colectivo LGTBIQ entre otras cuestiones… ya son la nueva normalidad?

TP: Puede pensarse como una nueva normalidad, pero estaría bueno, en realidad, que los espacios de resistencia nunca dejen de conformarse y se mantengan como tales, que no pasen a ser parte de algo normal o dentro de las reglas establecidas. Pasa algo con lo mainstream y es que, en líneas generales, dentro del ambiente del arte en particular, lo que hacés se vuelve un producto más del mercado. Está buenísimo que ocupemos todos los espacios, que luchemos por eso, que tengamos cada vez más presencia, pero también es importante que no vaciemos de contenido esas luchas. 

LA: ¿Cómo fue abrirle a Pussy Riot el show de aquella noche del 16 de abril de 2019 en el opening del Festival GRL PWR que hizo historia? ¿Qué recuerdan? 

TP: Para nosotras fue una especie de “click” en nuestra carrera. De alguna manera, nos hizo dar cuenta que estábamos representando algo a un nivel más grande de lo que creíamos. De repente estábamos tocando con una banda que nos parecía inalcanzable, muy lejana. Y ahí estábamos: compartiendo el camarín, cruzando unas palabras, moviendo con nuestra música al mismo público, la misma marea. Fue hermoso porque además era la apertura de uno de los festi de la escena más importantes en Argentina. Realmente significó muchísimo para nosotras. Nos queda el recuerdo de muchos nervios y la adrenalina de uno de nuestros mejores shows. Agradecemos muchísimo haber podido ser parte de todo eso. Y, realmente, estaba lleno, lleno, no se podía caminar. Fue una noche increíble.

LA: ¿Cómo se dio el vínculo con Goza Records y cómo se sintieron en el proceso de grabación del disco?

TP: Fue todo muy casual, muy espontáneo. Pat Pietrafesa de Kumbia Queers le había hablado a Barbi Recanati de nosotras y, simplemente, ella se contactó a través de nuestro instagram. Fue hermoso, porque justo estábamos empezando a grabar Marea Negra y nos dio la oportunidad de proyectarnos un poco más allá de lo que teníamos pensado. Ahí nomás le contamos que estábamos en ese proceso y, en vez de grabar un EP en el estudio de ellxs (Estudio Átomo), hicimos una suerte de “híbrido”: continuamos con nuestro plan acá en Córdoba, grabamos las guitarras y mezclamos en Buenos Aires y lo masterizamos en Córdoba. Quedamos super conformes con el resultado. En todo ese proceso nos fuimos conociendo y estamos muy contentas, no solo con nuestro disco, con el proyecto, con los resultados, sino también (como con el festi grl pwr) con sentirnos parte de una movida que recién está empezando. La existencia de Goza, como nos gusta decir, es un cajón de birra en el desierto, tiene una apuesta súper fuerte en relación a reclamos históricos en el ambiente artístico y una mirada federal de esa apuesta más equitativa.

LA: Se sienten parte de algún círculo dominado por un género musical en particular, como por ejemplo, la escena punk, o por el contrario, al ser una banda tan ecléctica musicalmente, pueden formar parte de varias escenas a la vez? 

TP: Sí, esas fronteras más flexibles que fuimos abriendo hacen que podamos compartir escenarios con bandas de cualquier género. Y, la verdad, es que nos divierte muchísimo. De repente, eso hace que en algunas oportunidades tengamos un público que “no estaba preparado” para lo que está sonando y se sienten desconcertados al principio: empiezan cabeceando un ritmo, luego empiezan a mover los pies y, casi seguro, que terminan bailando o coreando algún estribillo. 

Luego de un año de espera pandémica, finalmente se hace realidad el debut de este material, lanzado en febrero del 2020. La cita es este sábado 17 de abril tanto en formato presencial como por streaming.

By Lucia Amarilla