elisa carolina ms

La rapera dominicana Elisa Carolina MS lanzó recientemente su nuevo sencillo, titulado “Dembows Filosóficos Vol. 2”. Una aparente contradicción entre sus frases filosofales y un número “bien arriba” de bpm, no hacen más que elevarla como alquimista musical. 

Creando su propio estilo de dembow, la multifacética artista mezcla rap y poesía para canalizar sus procesos meditativos: “Son una manera de calmar la angustia existencial que me provoca la incertidumbre de estos tiempos y la desconexión crónica que tenemos con nuestro mundo interior, con nuestra esencia”, describe Elisa acerca de sus últimos lanzamientos, los Dembows Filosóficos Vol. 1 y 2. 

LA: Tu proyecto tiene una frontalidad y una transparencia evidente, ¿Decidiste expresarte así a través de la música o fue algo que se dio naturalmente? 

EC: EC: Cuando me lancé a la aventura de la música, tomé la decisión consciente de priorizar aquello que saldría de mi boca, aquello para lo que usaría mi voz. Soy escritora y es desde la literatura que vengo a la música. Creo que dar el paso e involucrarme en la música fue consecuencia natural de mi amor y respeto por las palabras, por las posibilidades casi infinitas que ofrecen de comunicarnos con el resto de las personas y de ofrecerles algo de valor. Aprecio con respeto el tiempo que alguien dedique a escuchar una de mis canciones, teniendo claro que también hay momentos para bailar sin pensar mucho y eso es importante.

LA: Puntualmente en Dembows Filosóficos, Vols. 1 y 2, ¿tenías alguna expectativa al hacerlos?

EC: Sí. Con el proyecto de los dembows filosóficos busco que la gente se sienta esperanzada e inspirada tras escuchar los volúmenes. Mi intención es que quien escuche un volumen, sienta que hay algo dentro de sí más grande que los problemas. Que quien escuche recuerde que tiene acceso a esa sabiduría, que debe mirar hacia dentro y que merece darse la oportunidad de conocerse, escucharse y confiar en sí mismo, aunque afuera vivamos en una sociedad que nos lleva hacia la dirección opuesta.

LA: ¿Creés que hay una especie de contra–movimiento en la música, sobre todo en la música latina urbana y reguetón, que pide y que quiere escuchar mensajes más genuinos?

EC: Sí, creo que es un momento muy interesante para la música, en especial para el tipo al que te refieres. Los ritmos son pegajosos. Yo consumo música urbana comercial y también sé que hay espacio para jugar con otras narrativas, para contar desde otras identidades. Surgen más y más proyectos que distan de lo que ha sido la norma por mucho tiempo. El hecho de que sigan surgiendo es prueba de que hay un público con ansias de escuchar historias reales, de artistas auténticos que se atrevan a poner la calidad artística de sus proyectos y el mensaje que comparten por encima del interés comercial y la popularidad.

El año pasado, su canción “Quiero que” ganó el tercer lugar en el Certamen Internacional de Composición de Canciones, organizado en España. Mucho le queda por delante a esta latina que sabe viajar entre ritmos alegres y calentones para hacernos degustar su universo poético y reflexionar juntos. 

Seguí a Elisa en Instagram, Spotify, Youtube y Twitter.