La mayor parte de nosotros hacemos cosas todo el tiempo. Es imposible saber qué tan trascendentes serán para la humanidad o si se quedarán en apenas un karma personal.

En el caso de Hoffmann, una simple cadena de acciones definió para la posteridad una legión de músicos drogados creando música volada y un día internacional de la bicicleta.

Pero como le pasa a todo el mundo, él no lo sabía.Un 19 de Abril pero de 1943, sin saber que estaba haciendo historia, Albert Hoffmann se clavó 25 miligramos de LSD que recién había inventado y se fue a andar en bici porque durante la guerra estaba prohibido usar vehículos de motor.

Así como no sabía que estaba haciendo historia tampoco sabía qué carajo había tomado y empezó a tener alucinaciones. Quizás ese día también sin querer habría inventado la frase “uhh qué viaje”.

Pasadas las visiones terroríficas, habría pasado a las de arcoiris saliendo de las ruedas, con lo cual también podríamos decir que inventó sin querer la gráfica pop de los años 60 e, indirectamente, Yellow Submarine de los Beatles.

Es gracias a él y a Yellow Submarine que hemos tenido excelentes bandas como Vanilla Fudge o músicos como Roky Erikson que terminó perdido en ácido y con el cerebro destruido con electroshocks. Siguiendo la misma línea es gracias a Hoffmann que tuvimos un Syd Barret y todo lo que pudo darnos gracias a su autodestrucción. 

Vean todo lo que este hombre definió en la historia con un simple paseo drogado, mientras ustedes están ahí tirados mandando memes por Whatsapp.

Vergüenza debería darles.

By Sensei Lea